Toner compatibles

Los cartuchos de toner compatibles para impresora también son una de nuestra especialidad, ya que en nuestros inicios la mayoría de clientes eran grandes y medianas empresas, el consumo de toner es estas es mucho mayor que el de cartuchos. Por esta razón fuimos una de las primeras empresas en especializarnos en la importación de toner de calidad, ya que hasta ese momento se reciclaban en España o se importaban pero unidades de muy baja calidad.

¿Los tóner son inflamables?

Las impresoras y fotocopiadoras láser de las oficinas no utilizan tinta líquida. Utilizan un polvo fino llamado tóner que se funde en el papel. El tóner trae compuestos que son potencialmente peligrosos en grandes cantidades, pero no traen ningún riesgo en las medidas a las que normalmente están expuestos en una oficina. Es necesario administrar la exposición al polvo del tóner, porque sus componentes deben tratarse con cuidado y una manipulación correcta puede ayudarte a mantener seguridad tanto para ti, como para tu personal.

Hay riesgos identificados en cuanto a los cartuchos de tóner, debido a que contienen varias sustancias que pueden afectar negativamente nuestra salud. Hasta podríamos recibirlas directamente desde las emisiones durante el proceso de impresión o fotocopia.

Los peligros asociados con el almacenamiento de tóner pueden ser inflamabilidad y problemas de manipulación manual. Sin embargo, un trato correcto del producto le dará al usuario probabilidades muy bajas de estar expuesto a cualquier peligro, debido a que el tóner se instala y se conserva en un mismo sitio para su usabilidad.

Puede haber casos en que el tóner puede estar derramado, sobre todo durante el proceso de recarga. Para ello, recomendamos nunca incinerar el material, porque es muy inflamable y puede arder cuando se expone al fuego.

Lo ideal es entregarlo a un distribuidor autorizado o llevarlo a un centro de recogida selectiva. Si tú mismo eres quien se encargará de desechar los recipientes del tóner, debes adaptarte a la normativa local para la eliminación de desperdicios.

Los residuos como el tóner deben mantenerse fuera del alcance de los niños, independientemente si está usado o no. Si tienes una impresora láser, te recomendamos no utilizar ningún tipo de sustancias inflamables para limpiar el interior o exterior del equipo. La inflamabilidad del tóner podría causar fuegos fácilmente.

Por supuesto, es necesario tomar en cuenta que no es un producto inflamable cuando está en estado sólido, pero al tener un uso comercial en estado de partículas diminutas, existe la posibilidad de un incendio o explosión. Para apagar un fuego causado por un cartucho de tóner es necesario tener extintores con categorías CO2, agua y polvo seco.

La combustión que puede causar el tóner produce dióxido de carbono y posiblemente otros compuestos tóxicos como el monóxido de carbono. A continuación te explicaremos sobre la composición del tóner y las principales sustancias que crean peligro si no se maneja bajo un trato adecuado.

Negro de carbón

Este es el ingrediente principal en la mayoría de las impresoras láser y fotocopiadoras, aunque existen ciertos cartuchos que usan óxido de hierro. Esta sustancia está químicamente relacionada con el carbón y el lápiz de plomo, resultando en un pigmento comúnmente utilizado para la fabricación de tintas. Su apariencia física es un polvo negro muy fino, que es tan explosivo como combustible.

Este químico tiene una concentración explosiva mínima en suspensión en el aire de aproximadamente 50 gramos por metro cúbico. A pesar de esto, son de ignición lenta y la explosión podría no presentarse en forma de llamas, aunque esto significa que al causar un incendio, debe estar bajo observación durante 48 horas para asegurar que la combustión haya cesado. Al tratarse de un material en gránulos, la pulverización directa con agua puede propagar el fuego.

Polímeros y Resinas

Los tóner también contienen resinas o polímeros que se unen a las partículas de pigmento. Cuando la copiadora calienta la página en su salida de la impresora, las resinas o polímeros se funden, bloqueando el pigmento en la página. Mientras la máquina está funcionando, esta puede calentar y potencialmente vaporizar parte del tóner.

La mayoría de los polímeros en estado puro son inflamables. Cuando estos se funden durante el proceso de impresión, se liberan gases tóxicos que pueden ser combustibles.

Muchos fabricantes usan resina de poliéster, que trae altos riesgos de inflamabilidad al emanar vapores que pueden crear una mezcla explosiva con el aire.

Otros productos químicos

Algunos tóner están hechos con nafta, un petroquímico relacionado con la gasolina, mientras que otros incluyen estireno acrilato. En una impresora o fotocopiadora que funcione correctamente, estos compuestos se sellan dentro del cartucho de tóner o bien se funden sobre el papel. Como tal, no deberían plantear grandes riesgos, pero siempre es necesario tomar en cuenta que al disponer de estos productos debe haber cuidado por parte del usuario.

¿Los tóner son residuos peligrosos?

El tóner es cada vez más utilizado en hogares y oficinas. Es básicamente una tinta en forma de polvo que se carga eléctricamente y se emplea para pigmentar el papel en impresoras láser, fotocopiadoras y máquinas de fax.

Hace pocos años, se fabricaba como simple polvo de carbono, pero luego fueron aplicando nuevos métodos para mejorar la calidad de la impresión y se empezó a combinar con polímeros.

El tóner es una sustancia bastante específica, que tiene un proceso de fabricación muy complejo y cada fabricante tiene su propia fórmula para crearlo. Esto quiere decir que no existen dos fábricas que hagan exactamente el mismo polvo de tóner. Todas parten de sus propias cantidades de componentes genéricos y luego tienen aditivos específicos que los diferencian de otras empresas.

Hay varios tipos de tóner, pero todos comparten una composición bastante parecida que se basa en carbón y hierro, acompañados de otros componentes importantes como el cobre, cromo, acrílicos, cianuros inorgánicos, revelador y partículas de termoplásticos.

¿Son desechos peligrosos?

Efectivamente, el tóner de la impresora no puede simplemente colocarse en la papelera ya que contiene residuos químicos peligrosos. Por lo tanto, es responsabilidad del usuario asegurarse de que éstos se eliminen adecuadamente. En muchos lugares está en contra de la ley disponer de cartuchos y tóner en los basureros, a pesar de esto, se estima que más de 55 millones de cartuchos se depositan en los vertederos cada año y esto crea implicaciones ambientales negativas.

Si utilizas el tóner en el hogar o la oficina con regularidad, es una buena idea investigar el mejor método de reciclaje. Al extraer el tóner, asegúrate de no tocar la superficie del tambor del cartucho y evita exponerlo a temperaturas extremas.

¡Nunca deseches el tóner vacío en una papelera o quemándolo!

  • Primero comprueba el fabricante o proveedor:

Las empresas fabricantes tienen responsabilidades en cuanto a la eliminación segura de sus productos. Por lo tanto, no es una mala idea ponerse en contacto con ellos para obtener información sobre cómo hacerlo y averiguar qué sistemas tienen en su lugar. Los manuales generalmente traen instrucciones sobre este tema que puedes seguir.

  • Reciclando el tóner:

Los cartuchos de tóner no se pueden rellenar tan fácilmente como los de tinta, pero hoy en día hay un número creciente de empresas que te pueden ayudar a reciclarlos y reutilizarlos. Cada empresa te dará instrucciones sobre cómo reciclar estos cartuchos de manera efectiva, lo que puede implicar enviarles el cartucho (lee las instrucciones de embalaje cuidadosamente y asegúrate de que el tóner está empaquetado de la manera correcta).

  • Destrucción:

En realidad, no todos los tóner pueden ser reciclados y por eso debes investigar primero las soluciones más eficaces. Muchas empresas de recarga ofrecen la posibilidad de buscar información sobre un cartucho en específico y averiguar si es factible reciclarlo.

Muchas empresas pueden proporcionar la facilidad de disponer de estos cartuchos con facilidad y vale la pena buscar información sobre esto, sobre todo cuando tienes muchos tóner acumulados para que sean desechados. Dependiendo de dónde vivas, los servicios locales de gestión de residuos también pueden apoyarte con este servicio.

Efectos en la salud humana

Ciertos estudios indican que algunas impresoras contaminan el aire de la habitación en la que se encuentran instaladas, al punto de que la salud del usuario puede verse amenazada casi de la misma forma que si hubiera un fumador presente.

Las pequeñas partículas que salen de los cartuchos de tóner son peligrosas porque se pueden respirar y pasar fácilmente a las áreas más pequeñas de los pulmones e incluso a la circulación sanguínea. Quien trata regularmente con estos cartuchos como desechos, potencialmente pueden causar problemas respiratorios y cardiovasculares.

Varias sustancias que encontramos en la composición del tóner pueden traer riesgos a la salud cuando hay exposición directa, desde el momento en que se instala, hasta estando frente al proceso de impresión y la hora de disponer del residuo. Estos químicos pueden ser el óxido de nitrógeno, el monóxido de carbono y otros tipos de compuestos que hasta pueden resultar cancerígenos.

Como hemos indicado anteriormente, los tóner contienen polímeros, pero estos en realidad no tienen un alto nivel de toxicidad. Sin embargo, cuando están a temperaturas elevadas pueden desprender monómeros dañinos para nuestra salud, afectando las mucosas oculares y respiratorias.

Efectos en el medio ambiente

La razón por la que en ciertos países desarrollados se establecen leyes para prohibir ciertas formas de desecho de tóner, es fomentar el reciclaje y proteger el medio ambiente de estos residuos peligrosos. Por supuesto, para esto hay que hacer inversiones significativas, porque para ejecutar estos programas hacen falta suficientes recursos. Debe existir una educación para quienes utilizan productos de xerografía, porque no siempre están completamente informados sobre los procedimientos a seguir para reciclar los cartuchos y esto es de suma importancia.

Hay diferentes metales y plásticos en el contenido del tóner. Además, el mismo polvo que está en los cartuchos puede contaminar el suelo y el agua fácilmente, porque es tan liviano y fino que puede propagarse en el aire 10 veces más rápido que el polvo común. La proporción lo indica todo: mientras haya más concentración de partículas finas, mayor será el daño causado en el ambiente.

Conclusión

En este artículo hemos descrito varios posibles riesgos que se pueden presentar debido al polvo del tóner. Ahora sabemos que estos cartuchos deben tener un especial cuidado al disponer de ellos, pero hay que tener en cuenta que el residuo en cuestión solo sería peligroso si la concentración de sustancias (es decir, el porcentaje en peso de las sustancias peligrosas que quedan en el tóner, en relación con su peso) es suficiente para darle al cartucho desechado alguna característica de alto riesgo.

En efecto, los cartuchos de tóner pueden ser contaminantes para el medio ambiente, pero podemos acudir a ciertas medidas factibles para reducir este problema, como por ejemplo, adquirir cartuchos que puedan pasar por el proceso de recarga para que sean reutilizados, o si es posible, hacérselos llegar a la empresa fabricante para que dispongan de ellos correctamente.

 

 

Toner Brother

Toner Canon

Toner Dell

Toner Epson

Toner HP

Toner Lexmark

Toner Oki

Toner Samsung

Toner Xerox