¿Cómo puedo hacer un buen mantenimiento del cartucho de tinta?

La mayoría de nosotros poseemos una impresora en casa o en nuestro lugar de trabajo, ya que se ha convertido en una necesidad casi constante imprimir cualquier clase de documento, imagen o información.
Sin embargo las impresoras representan una inversión constante de dinero, en especial en cuanto a los cartuchos se refieren, ya que la mayoría de estos elementos están diseñados para funcionar durante un tiempo finito y ser desechados luego.
Pero existen una gran variedad de técnicas que permiten extender el periodo de vida de los cartuchos de tinta, haciendo incluso posible que estos puedan ser reusables en diferentes ocasiones, la clave de todo está en el mantenimiento y cuidado que se les dé.
A continuación te presentamos una lista de consideraciones que debes tener en cuenta al momento de realizar el mantenimiento de tus cartuchos de tinta.

Limpieza habitual del cabezal del cartucho


Este es uno de los pasos más importantes en el mantenimiento del cartucho.
El cabezal es la parte del sistema que se encarga de inyectar la tinta directamente sobre el papel, un cabezal en óptimas condiciones dará una gran precisión a la imagen, haciéndola lucir de buena calidad y con los colores y formas apropiadas.
Si la impresora no se utiliza habitualmente y no se realiza una limpieza al cabezal es probable que el sistema de inyección de tinta se obstruya, ya sea con remanentes de tinta seca o con residuos de polvo, lo que causará que cuando se ponga en funcionamiento nuevamente la imagen salga borrosa, los colores se confundan o incluso el cabezal se dañe permanentemente.

Limpieza automática

Las impresoras más nuevas tienen entre sus funciones de mantenimiento una limpieza automática de los cabezales, si la máquina que posees cuenta con esta opción es buena idea realizarla cada tres o cuatro semanas.

Limpieza manual

En caso de que tu impresora no posea el sistema de limpieza automático, o bien que te parezca insuficiente como método de mantenimiento, siempre puedes realizar una limpieza manual.
Para hacerla solo debes retirar los cartuchos de tinta y limpiar el cabezal con un hisopo previamente sumergido en alcohol, cuidando no presionar demasiado para no dañar el sistema de inyección, y luego dejando secar bien el cabezal antes de colocarlo en la impresora nuevamente.
Se recomienda realizar este proceso una vez al mes, o si la impresora tiene mucho tiempo sin funcionamiento hacerla unos minutos antes de usarla.

Mantenimiento y sustitución de la tinta

La tinta es una parte delicada del sistema de impresión, ya que de su estado y calidad depende el resultado final del documento o imagen.

Tinta seca

Una de las formas habituales en las que se daña un cartucho casi nuevo es precisamente por el poco uso que le dan al sistema de impresión.
Si bien los cartuchos están muy bien cerrados y diseñados para ser duraderos cuando pasan semanas o meses sin usarse la tinta eventualmente se secará en su interior, dejando el cartucho inútil pese a que el nivel de tinta este casi lleno.
La mejor forma de evitar ese problema es con un uso constante, semanalmente imprime al menos una hoja, no es necesario que se utilice mucha tinta, solo un poco para asegurar la fluidez de los sistemas de impresión.

Fugas de tinta

Algunas veces los inyectores obstruidos pueden causar pequeñas fugas de tinta que pueden terminar por dañar el cartucho.
Si esto le sucede a tu máquina de impresión lo mejor es retirar el cartucho cuidadosamente y secar los restos de tinta con una toalla de papel absorbente, posteriormente se recomienda dejar el cartucho reposar en una zona seca por varias horas, para luego realizar una limpieza manual.
Cuando vuelvas a colocar el cartucho en su sitio realiza una limpieza automática del sistema y una impresión de prueba para comprobar que todo esté bien.

Mantén el nivel de tinta de los cartuchos

Con el uso el nivel de tinta de los cartuchos descenderá, si llega a los niveles críticos y no se rellenan rápidamente la tinta podría secarse rápidamente y dejar el cartucho inservible.
Es por lo tanto recomendable que cuando la tinta se esté agotando llevemos el cartucho para una sustitución de la misma.
Siguiendo estos consejos podrás extender la vida útil de tus cartuchos por mucho más tiempo.